Martín Bossi habló sobre el amor, sexo, el paso del tiempo, su creencia en Dios, los hijos y la familia que nunca llegó a formar – GENTE Online
 

Martín Bossi: "El amor romántico está sobrevalorado"

Martín Bossi
Protagonista de una de las obras más exitosas de calle Corrientes -Bossi Live Comedy-, e integrante del elenco de ATAV, dice que "vivió varias vidas en una sola" y que hoy se dedica a disfrutar de sus amigos, el fútbol, el trabajo y el amor "pero sin ataduras, ya que -asegura sin filtro- la monogamia es un invento que no funciona, ¡y alguien tiene que decirlo!"
Íntimos
Íntimos

Mientras posa junto a la barra del bar Presidente, Martín Bossi (48) arranca -casi sin pensarlo- la entrevista para la tapa semanal de GENTE, confesando que está solo, sin pareja, y admitiendo que, lo que más le seduce de una persona, es “la inteligencia y la bondad: una combinación que se da poco, porque, noto, hoy la energía está más puesta en el like a una foto”, reflexiona.

-¿Cómo es tu vínculo con las redes?

-Tengo seguidores en Facebook y en Instagram pero… ¿Te digo la verdad? Siento que no soy un personaje muy seductor para las redes. No tengo muchos tatuajes, ni la panza marcada, no le saco fotos a las comidas -la imagen de los chinchulines que como el domingo no da para Instagram-, tomo mate pero me olvido de compartirlo  y…¿Lo peor? No tengo mascota. Eso me mata.

-Tampoco hijos.

-¡Ese es un tema! Tengo una ahijada hermosa y el otro día la pedí prestada y me saqué muchas fotos con ella porque los niños siempre garpan, como en la televisión. Hegemónicamente la peleo, ponele, pero tampoco soy un tipo que puede estar mostrándose sin remera todo el día. Otra cosa que me mató fue no ir al recital de Coldplay y no pude hablar de las pulseritas, que todos devolvían y de la canción de Cerati que cantaron. Estoy out.

Bossi showman y actor

Bossi Live Comedy se llama el espectáculo que protagoniza -de jueves a domingo en el teatro Astral- Martín Bossi y que se convirtió, rápidamente, en uno de las obras más exitosas de calle Corrientes.

Sin embargo, este año además -entre otros proyectos- pudimos verlo interpretando al capocómico de los años ´80 en la telenovela ATAV por eltrece

Interpreta a un capocómico de los años 80 en ATAV.

-¿Cómo te llegó la propuesta de interpretar a Orlando Berti en ATAV?

-El año pasado me llamó Adrián Suar, que es muy amigo mío, y me propuso sumarme al elenco de la telenovela. La verdad es que encantó la idea, desde el principio, pero yo estaba protagonizando Kinky Boots y filmando una serie para Disney: no podía comprometerme a grabar una ficción tan extensa durante todo el año asi que arreglamos que hiciera una participación de 8 capítulos -como Orlando Berti, ese cómico entrañable y un poco cancelable- que, finalmente, interpreté. Fue una experiencia hermosa que me permitió a un grupo de personas maravillosas como Juan Gil Navarro, Andrea Rincón, Justina Bustos y Malena Solda.

-Antes de que apareciera tu personaje estuvo Ricardo Hills, interpretado por Darío Barassi, y ambos tenían un tipo de humor que hoy puede resultar un poco chocante a los chicos de 20 años…

-Si, hoy todo lo que decíamos en los años ´80 está completamente cancelado pero hay que entender que era otra época: yo andaba en un 128, fumaba, escuchaba música a todo volumen en un cassette que tenía en el auto y me creía Starsky y Hutch. Digo, el humor también era totalmente distinto y hay que analizarlo con esa realidad que vivíamos. Entiendo que todos tenemos que deconstruirnos y creo que estamos en ese camino pero, a veces, siento que se nos exige más a los artistas que a otras personas. De hecho, los medios tienen ese discurso pero nunca falta un periodista que me dice: “Bueno, deberías “blanquear” esa relación de pareja. ¿Quiénes son para decir eso? ¿La AFIP? ¿No están cosificando a una mujer con ese comentario?

Sus referentes en la música son Abel Pintos y Diego Torres, "entre otros".

-Sí, claro, es un comentario machista.

-Y me lo dicen periodistas mujeres, ¿eh? Eso me sorprende. Pero, más allá de la deconstrucción que esté transitando cada uno de nosotros -que, claro, es súper necesaria y urgente- yo creo también que el amor romántico fue muy sobrevalorado a lo largo de la historia.

-¿Te referís a aquellos que consideran que sólo podés ser feliz si estás enamorado?

-Si, exactamente a eso. Y es una pena porque el amor tiene muchas otras formas: no sólo existe el amor de pareja. Yo tengo grandes amigos -como Claudio Salomone, Fede Hoppe, Diego Torres y podría seguir nombrándote a varios más- pero, si me ven de vacaciones con Fede Hoppe en la playa, dan por hecho que estamos en pareja. Sólo de esa forma “vende” el amor en los medios y ahí también hay un trabajo de deconstrucción para realizar, ¿eh?

Bossi no cree en la monogamia.

-Recuerdo que varias veces te relacionaron con la periodista Alina Moine… ¿Es una de las parejas que te pedían que “blanquées”?

-Si, claro, con Alina, entre otras. Ella es súper amiga mía, nos hemos ido de viaje juntos y, siempre que aparecen fotos nuestras en algún lugar del mundo, siempre publican la nota: “Martín Bossi blanqueó su romance con Alina Moine”. Nosotros ya nos reimos y hasta nos divierte. Lo mismo me ha pasado con Romina Ricci y Eleonora Wexler.

-¿Nunca soñaste con formar una familia y tener hijos?

-No, nunca y siento que, en parte, es porque comprobé que fracasaron las instituciones como la monogamia y el matrimonio. La monogamia fracasó hace mucho tiempo y todos fingimos demencia. Esa es la realidad. Este cuento del amor para toda la vida es imposible y hay que decirlo.

Dice que no lo molesta que lo vinculen sentimentalmente con actrices que son sus amigas.

-¿Sufriste mucho por amor?

-Si, cuando era más chico porque entré en esa cámara oculta de buscar mi media naranja e intentar enamorarme para toda la vida. Yo vengo de una familia tradicional con salida al Italpark el sábado a la tarde y la pasta del domingo. Pero, con el paso el tiempo, me di cuenta que todo eso con lo que fui criado no era para mi. De hecho, dejé de sufrir por amor cuando descubrí el amor propio. Otro tema que tiene mala prensa.

-¿Por qué lo decís?

-Es que si admitís: “Me amo profundamente” te tildan de egoista y narcisista. De hecho, desde chiquito te piden que ames a Jesús, a la patria… Quieren que elijas entre tu mamá o tu papá y, si lo pensás bien, en cualquier caso lo que te señalan es que el amor está afuera, es “el otro” y yo soy un convencido de que, antes que nada, tenés que quererte mucho a vos mismo.

"Me gusta mirar series y películas y algunas las miro varias veces como Gladiador, una vez por mes", cuenta.

-Lei que te molesta cuando te acusan de “mujeriego”

-Me molesta porque yo soy, básicamente, un hombre libre en el amor. Siento que la privatización de las personas es siniestra y no sé quién inventó eso. Ojo, te aclaro: si alguien elige a otro para toda la vida, lo celebro y me hace feliz. Es una decisión, de común acuerdo, que me parece hermosa y también un acto de libertad cuando no te lo impuso el sistema.

Martín Bossi y su infancia en Lomas de Zamora

-¿Tenés lindos recuerdos de tu infancia?

-Muchos y hermosos. Yo siempre digo que soy moderadamente argentino y desmesuradamente lomadence. Lomas de Zamora es mi país y me dio muchas más alegrías que la Argentina.

-¿Seguís visitando el barrio?

-Siempre. Alli vive mi familia asi que suelo ir a tomar algo con mi tío Horacio y a visitar a mi mamá y después me quedo un rato dando vueltas con el auto y paso por los lugares donde fui a feliz. A todos les recomiendo que, al menos una vez, vayan a comer a Las Lomitas.

Nació en Lomas de Zamora y es fan de su barrio.

-A tu mamá Kela la conocí por un video que hiciste en el teatro cuando fue a ver Bossi Live y le presentaste al soltero más codiciado del momento: Benjamín Vicuña.

-¡Claro! Aproveché que vino al teatro a verme y le dije: “Tengo una chica para presentarte” y bueno, ahí surgió la amistad entre ellos que, aclaro, es sólo eso: una linda amistad el romance aún no se concretó.

-¿Tenés buena relación con tu mamá?

-Es que yo ya no tengo mamá: tengo una hija que se llama Kela. ¿Viste que pasa eso? Hay un momento en la vida en que nuestros padres pasan a ser nuestros hijos y, en mi caso, cuando falleció mi papá heredé una hija. Te aclaro que es la típica hija adolescente rebeldona, no obedece y juega al bingo todo el día. El otro día me llama y me dice: “Me voy a dormir” y yo escuchaba la música de fondo… ¿Cree que no me doy cuenta que está de joda, señora?

-Y ahora hablando en serio: ¿es una mamá fan o es de esas súper críticas a las que ningún show tuyo termina de convencerla?

-Bueno, mientras fue mi madre, era muy dura y exigente. Pero, cuando vio el gran amor que yo tengo por lo que hago, se convirtió en una gran compañera: viene a verme siempre, me apoya y es muy lindo sentirla cerca.

Cuenta que su padre quería que fuera arquitecto o contador.

-¿Tu papá llegó a verte famoso?

-Famoso por repetir en el colegio y hacer las peores patrañas que te imagines pero no llegó a verme sobre el escenario. Yo tenía 19 años cuando murió. A veces me pregunto si hubiera llegado a hacer quién soy si él estuviera vivo porque la verdad es que no le gustaba mucho que me dedique a la música y la actuación. El quería que yo fuera arquitecto o contador, algo bien tradicional. Un día mi prima Laura trajo a un chico serio y todos en mi familia estaban felices porque era escribano: “Se va a casar bien la Laura”, decían orgullosos. Recuerdo que  mandaban a mi abuela -la nonna, mamá de mi papá- a pedirme que estudiara “algo”. Y un día, con mi hermana, le dijimos que estudiaba Licenciatura en Recolección…. “¿Qué es eso?”, me preguntó. “Basurero”, le respondí. Y se quedó tranquila porque le pareció un trabajo estable, mucho más que el teatro.

-Llegaste a estudiar Periodismo, así que en algún momento pensaste en una licenciatura real, ¿cierto?

-Sí, fue un gusto que le di a mis viejos pero lo pasé mal: estudiar Psicología I y II no era para mi. De hecho, en ese momento, descubrí un grupo de teatro muy under que se llamaba “Che Guevara” y pasaba más tiempo ahí que en la facu. Pero sí, fui hasta tercer año de Periodismo y, como no me presentaba a rendir las materias, falsificaba las notas para que en casa creyeran que aprobaba y avanzaba en la carrera. Una locura total, no debería contar estas cosas.

Martín Bossi admite: "Sufro el paso del tiempo".

-Estudiar no era lo tuyo.

-No, no: a mi me encanta estudiar y lo sigo haciendo. Hoy a la mañana estudié 3 horas piano y ayer dos horas de danza, vivo tomando clases de teatro y me inscribo en talleres que me parecen interesantes pero es otra cosa: ahí lo que hago es seguir mi vocación entonces lo disfruto enormemente.

-¿Siempre quisiste ser famoso?

-No, a mi me alcanzaba con que me reconocieran por la calle y me dijeran: “Hola, Martín”, creo que con eso ya estaba bien. Pero esa cosa de la fama, la paradoia del artista exitoso y la frase: “El show debe continuar” no van conmigo. Mañana se muere mi mamá y a alguien se le puede ocurrir que no voy a cancelar las funciones… ¿Están locos?. Sí creo que darle poder y fama a alguien te ayuda a conocerlo mejor: te permite saber realmente quién es.

El paso del tiempo y sus contrariedades

"Soy coqueto peor no un esclavo de la imagen".

-¿Sos muy metrosexual?

-Yo creo que fui el primer metrosexual que existió pero ahora llegaron otros y me pasaron por encima: no tengo cirugías en la cara, no me depilo las cejas, no tengo blanqueamiento de dientes y sólo uso cremas para las arrugas y me hago tratamientos para el pelo. Soy coqueto pero no vivo esclavo de mi imagen

-¿Cómo te llevás con el paso del tiempo? ¿Te cuesta envejecer?

-Y… me cuesta. Pero no por una cuestión estética, ¿eh? Me duele pensar que ya me queda cada vez menos de fiesta y, aunque viví muchas vidas, quiero divertirme un tiempo más. Igual, a mis amigos siempre les digo: “Cuando me vaya no se les ocurra llorar porque yo disfruté a fondo de la vida”. Es más, todo lo que quería, lo hice muchas veces: jugué al fútbol en dónde te imagines, me enamoré más de 10 veces, tuve mucho sexo y muy lindo, viajé y actué y fui desde Charly García hasta Carlos Gardel. Todo lo que venga, de ahora en más, es yapa.

Martín Bossi: pecador

-¿Sos una persona creyente?

-Creo en mi Dios y respeto mucho a la fe. Ojo, entiendo que el hombre tuvo que inventarse un poco eso de “se apaga el cuerpo pero no el alma” para sufrir menos cuando perdés a un ser querido y me parece muy lógico. Pero fui a un colegio de curas que te decían: “Dios está en todas partes” y vos vivías atemorizado. Estabas besando a una chica y pensabas: “Ahora se me aparece”. “No desearas a la mujer de tu prójimo” y a mi me gustaban todas las novias de mis compañeros: un pecador total. Después, con el tiempo, descubrí que no necesitaba intermediario: que estaba en mi corazón. Y ahí la relación entre nosotros cambió. Como dice Facundo Cabral: “El peor enemigo de Dios son las religiones”.

Martín Bossi y un sueño concretado: presentar Bossy Live Comedy en el teatro Astral.

-¿Disfrutás del tiempo libre o te cuesta desconectarte?

- ¡Lo súper disfruto! ¡Me encanta! Trato de hacer deportes, armar planes al aire libre, salir a comer con amigos, mirar series y películas. Pero tengo un TOC muy particular: miro varias veces la misma película. Gladiador la miro una vez por mes y lo mismo Laberinto, El patriota y Titanic, por ejemplo. Pero una que puedo llegar a mirar varias veces en una misma semana es “El niño del pijama a rayas”.

-¿Te gusta recibir invitados en tu casa? ¿Sos un buen anfitrión?

-No, soy malísimo. No sirvo para eso y lo admito: ni siquiera se abrir un vino. Nunca festejo mi cumpleaños en casa porque me estreso. Pero, ahora que lo pienso mejor, entiendo por dónde pasa la cosa: durante 5 días a la semana yo soy anfitrión en el teatro porque recibo a la gente, me ocupo de que disfruten el show y quiero que se vayan conformes y con el alma llena. Entonces, claro, cuando termino, no estoy para ir a casa y ponerme a hacer un asado: prefiero salir a comer con amigos y que alguien nos atienda. El teatro es mi casa y allí sí me ocupo de que haya calefacción, todos estén cómodos, escuchen desde cualquier lugar de la sala y se vayan felices con la experiencia de haber disfrutado de una excelente función.

Fotos: Ale Carra
Producción y estilismo: Caro Gagliardini
Video: Martina Cretella
Make up y pelo: Natalí Flor, para Sebastián Correa
Agradecemos a @equustienda, @tommyhilfiger @oggizapatos y @giesso
Locación: Bar Presidente, @presidentebar

Más información en Gente

   

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig