Las recetas de los postres favoritos de Juliana Awada: de granola casera y dátiles rellenos, a tarta de frambuesas y carrot cake – GENTE Online
 

Las recetas de los postres favoritos de Juliana Awada: de granola casera y dátiles rellenos, a tarta de frambuesas y carrot cake

Las recetas de Juliana Awada - Revista Gente
En primera persona, la empresaria, escritora y exprimera dama comparte las fórmulas saludables de su autoría que son un clásico en la mesa dulce del clan Macri.
Gastronomía
Gastronomía

Ya hace años que Juliana Awada (50) compartió su profunda transformación. Esa que la llevó a bajar varios decibeles, empezar a escuchar su cuerpo e inclinarse por hábitos saludables. "Cuando dejé de dar por sentados algunos malestares crónicos, como distensión abdominal, dolor de cabeza y anemia, entre otros, decidí prestar atención a lo que sucedía al consumir cierto tipo de alimentos para entender qué efecto tenían en mi organismo", explica en su libro Raíces, el camino a una vida simple auténtica y natural.

Haber descubierto su intolerancia al gluten "e intestino permeable", más que encontrarse con un obstáculo, fue un camino de autodescubrimiento. “La vida es un camino de aprendizaje. Cada vez hay más información sobre lo que nos hace bien, y ser conscientes de la manera en la que nutrimos nuestro cuerpo y mente nos ayuda a cuidar nuestra salud”, predica la exprimera dama de la Nación, quien incluso se aventuró a hacer su propia huerta en la que produce la gran mayoría de los alimentos con los que cocina.

Entre sus hábitos para mejorar su calidad de vida, la esposa del expresidente Mauricio Macri (65) empezó a preparar su propia leche de almendras, infusiones antioxidantes (como el matcha latte, por ejemplo) e invertir gran parte de su tiempo en la cosecha de la tierra. A continuación y en primera persona, todos sus secretos y cuatro opciones saludables de su recetario dulce.

La “vida lenta” de Juliana Awada, entre su huerta y la cocina saludable. La exprimera dama nos tienta con recetas de su autoría.

Una pausa saludable: granola (hecha en casa) para comer con yogurt y frutos rojos

Su preparación no requiere mucho tiempo y es un complemento ideal para el desayuno.
Nos permite sumar una dosis de energía, además de vitaminas, minerales y fibras. Lo primero que tenemos que hacer es colocar en un recipiente las semillas y los frutos secos que más nos gusten.

Yo suelo usar almendras, castañas de cajú, semillas de zapallo y de girasol y un poco
de coco en escamas. Mezclamos todo y lo llevamos al horno muy poquito tiempo (5 o 10 minutos máximo) a temperatura sumamente baja porque se quema enseguida.

Cada tanto los vamos removiendo. Cuando ya está por terminar, se le puede agregar un poquito de agave para darle un toque dulce. Una vez frío, se conserva en un frasco.

Yogurt con frutos rojos y granola casera, listos para comer. ¿Otro de sus favoritos? Yogurt de coco con granola e higos. Según explica la exprimera dama, "los higos me traen muchos recuerdos de mi infancia". Asegura que le gustan tanto que hasta los come en opción agridulce "incorporándolos a una burrata con jamón crudo y hojas verdes".

Tarta de frambuesas con frutos rojos de la Patagonia

Las frambuesas, además de ser ricas en vitaminas C y E, tienen gran cantidad de agua y fibra. También aportan calcio, potasio, magnesio y hierro.

Los frutos rojos en general son ideales para disfrutar su sabor al natural, o como complemento para yogures y cereales. Se pueden congelar para disfrutarlos más tarde.

Para la masa:

  • 300 gramos de harina
  • 90 gramos de azúcar impalpable
  • 1 pizca de sal
  • 200 gramos de manteca bien fría
  • Ralladura de 1 limón
  • 1 yema
  • 20 ml de agua

Para el relleno:

  • 1 pote de dulce de leche
  • 200 ml de crema para batir
  • 1 cucharada de azúcar impalpable
  • 1 tapita de extracto de vainilla
  • frambuesas c/n
La tarta de frambuesas que prepara Juliana Awada
Juliana Awada disfrutando junto a sus amigas de su tarta de frambuesas, un clásico de su recetario.

Preparación:

Para la masa, arenar los ingredientes secos con la manteca cortada en cubos. Podés hacerlo con las manos o con la procesadora. El arenado consiste en desgranar la manteca con los ingredientes secos logrando que se rompa la manteca y se forme una especie de arena mojada.

Luego agregar los ingredientes líquidos y unir hasta formar una masa. No hay que amasar. Dejar el bollo enfilmado descansando 30 minutos en la heladera para que la masa se relaje. Luego, estirar la masa y forrar una tartera enmantecada y enharinada.

Pincharla con un tenedor y esta vez ponerla en el freezer durante 30 minutos más. Así la masa se horneará bien fría y no se bajarán los bordes. Hornear a 170 grados hasta que esté doradita.

Una vez fría, desmoldarla con cuidado y ponerla sobre un plato. Rellenar con dulce de leche. Por arriba crema batida con el azúcar y vainilla. Decorar con frambuesas.

La tarta de frambuesas, en primer plano
La tarta de frambuesas, en primer plano

Dátiles: dulces y saludables


Tradicionales de la gastronomía árabe, los dátiles tienen gran cantidad de beneficios, y es una fruta práctica para llevar algo rico y nutritivo si tenemos que salir y queremos comer algún snack.

El que me gusta es el dátil Mejdool, una variedad más grande y carnosa. Se pueden consumir de múltiples formas: solos, para acompañar un café o como postre. A la mañana me gusta sumarlos si preparo algún bowl de yogur de coco, y también es una buena opción para endulzar preparaciones.

Los dátiles crecen en racimos debajo del follaje de las palmeras datileras. Se disecan en forma natural al sol en el mismo árbol y luego se recolectan. Son ricos en hierro, potasio, calcio, magnesio y fibra. También son una buena fuente de energía.

Una idea fácil para ofrecer algo dulce son los bombones de dátiles: abrimos el fruto con un corte que nos permita sacar el carozo sin que se rompa. Luego rellenamos con mantequilla de mani y los bañamos con chocolate. Al final, podemos agregar una pizca de sal marina.

"Para bañar los dátiles uso chocolate amargo al 70%, un sabor intenso que combina muy bien con los demás ingredientes", sugiere Juliana Awada.

Carrot cake

Ingredientes para la torta:

  • 1 taza de harina 0000
  • 1/2 taza de harina de almendras (si no tienen, hacen todo con harina blanca)
  • 1 cucharada de canela y nuez moscada
  • 1 cdta. de bicarbonato de sodio
  • 1 cucharada de polvo de hornear
  • 1/2 cdta. de sal
  • 1 1/2 taza de azúcar
  • 3 huevos grandes
  • 1 cdta. de vainilla
  • 3/4 tazas de aceite de girasol
  • 2 tazas bien apretadas de zanahoria rallada

Para la cobertura:

  • 300 gramos de queso crema de los firmes
  • 70 gramos de manteca bien pomada (blanda a temperatura ambiente)
  • 1 1/2 tazas de azúcar impalpable
  • 1/2 cdta. de vainilla
  • 1/4 cdta. de canela
Cosecha de zanahorias, en primera persona
Cosecha de zanahorias, en primera persona

Preparación:

Para hacer la torta de zanahorias, primero prender el horno a 160 grados. Enmantecar y enharinar una tortera. Colocar en un bowl todos los ingredientes secos y reservar. Batir por aproximadamente cinco minutos en velocidad alta los huevos con el azúcar y la vainilla hasta que la mezcla esté blanca y cremosa. Agregar el aceite batiendo a velocidad baja.

Luego, con la batidora apagada, agregar los ingredientes secos y mezclar con una espátula. Por último agregar la zanahoria y mezclar una vez más para que todo esté unido. Hornear por una hora o hasta que al pinchar con un palillo salga seco.

Para la cobertura, unir los ingredientes en un batidor con el accesorio de la lira o a mano con una espátula. Reservar.

Cuando armen la torta, es importante que el bizcocho esté bien frío para que no se derrita la cobertura. Pueden decorarla rústica o con manga, como más les guste. Además pueden agregar frutos secos arriba o adentro de la preparación.

La carrot cake de Juliana Awada
La carrot cake de Juliana Awada, recién emplatada.

Los hábitos saludables de Juliana Awada

1. Ayuno nocturno

“Una de las sugerencias que me dio mi nutricionista fue mantener las horas necesarias de ayuno nocturno para darle al cuerpo tiempo de reposo digestivo. El ayuno nocturno ideal es al menos de doce o trece horas", asegura.

Y sugiere: "La mejor manera de hacerlo es tratar de cenar temprano (no picar una vez terminado el momento de la cena) y desayunar más tarde. Durante esas horas podamos podemos tomar café, té de hierbas y mate pero sin leches ni endulzantes”.

Las recetas de Juliana Awada
“Es muy importante consumir Vitamina C. Es el antioxidante más popular y más potente. Lo encontramos en cítricos y vegetales como perejil, cilantro, ajíes, pimientos y tomates” (Juliana Awada).

2. Un tip que no falla al levantarse

“Lo primero que suelo hacer cuando me levanto es preparar el agua con limón. Abro la ventana para renovar el aire, a veces pongo música tranquila y me quedo cinco o diez minutos contemplando, respirando en silencio”, revela.

Continúa: “Incorporar agua tibia con limón a la mañana ayuda a preparar el cuerpo para todo el día. Por la mañana, medio vaso de esta infusión sola o con jengibre es una buena manera de aumentar las defensas y eliminar las toxinas”

Por último, detalla, trata de esperar media hora entre el agua con limón y cualquier otra infusión, incluso con el jugo de apio en ayunas “para darle tiempo al cuerpo”.

Uno de los básicos de Awada: agua con limón al levantarse.

3. Las bondades de los jugos verdes  

“El jugo verde es uno de mis favoritos. Está lleno de vitaminas y minerales, es antioxidante, perfecto para sumar energía a la mañana. Preparo todos los jugos en una juguera de prensado en frío que transforma la fruta en líquido y aprovecha sus nutrientes”, señala.

“Lo ideal no es tomar siempre el mismo porque cada verdura o fruta tiene sus propiedades. Se trata de encontrar el equilibrio: no es que todos los días tengamos que tomar jugo de apio o agua con limón. No se trata de extremos, sino de una visión equilibrada y sostenible de la alimentación”, agrega.

Uno de sus favoritos es el jugo de apio: "Una infusión con muchas propiedades curativas que preparo sin ningún agregado. Consumirlo en ayunas tiene efectos beneficiosos sobre la salud de la piel, ayuda a tener una mejor digestión y es antiinflamatorio

Awada recomienda los jugos verdes ya que "desintoxican el cuerpo, fortalecen el sistema inmune y estimulan la circulación, entre otras virtudes".

4. Un buen mate

Dentro de las rutinas de Juliana Awada, como la de la mayoría de los argentinos, “el momento del mate es único”. En su caso, es una costumbre que le transmitió su papá (Abraham Awada, fallecido en 2012): “Hoy para mí tiene un valor sentimental porque me recuerda a él”.

Además de los beneficios digestivos de la infusión, que cuenta toma hace años, destaca su versión preferida: “Un mix especial al que le agrego manzanilla –calmante y digestiva–, coco rallado, polen para sumar un toque dulzón, y menta, que aporta frescura”.

El mate, uno de los compañeros de Juliana durante sus mañanas. Para preparar la infusión, sugiere: "Las opciones para armar nuestros propios blends son tan amplias como las hierbas disponibles y podemos elegirlas según nuestros gustos y necesidades".

5. Consumir leches vegetales

Como descubrió a partir de algunos estudios que tiene intolerancia a la lactosa, Awada comenzó a consumir leches vegetales: “En casa me gusta hacer leche de almendras para el café o cualquier otra infusión, pero hoy se comercializan distintas variedades”.

A continuación, la fórmula que usa para preparar la leche de almendras. “Remojar entre seis y ocho horas una taza de almendras: las colamos en un bowl con cuatro tazas de agua filtrada o mineral. Luego de colarlas, las llevamos a la licuadroa y agregamos un poco de agua mineral o de filtro”, comienza.

E indica: “Si queremos endulzar, podemos agregar un dátil. Licuamos bien, y al finalizar llevamos todo el líquido a un lienzo o una bolsa de tela. La guardamos en un frasco en la heladera”.

Juliana Awada y el paso a paso de la leche de almendras, otro de sus infaltables.

6.Matcha latte, una infusión antioxidante

Tal como recupera Awada en su libro, “el matcha es un poderoso antioxidante que fortalece el sistema inmunológico y que se volvió popular en Japón cuando un monje budista zen viajó a China y descubrió que ayudaba a mejorar la meditación porque mantenía la mente concentrada. Luego comenzaron a consumirlo los samuráis y en el sigo XV surgió el ritual japonés de la ceremonia del té”.

“A diferencia de los tés en hebras, el matcha tiene sus hojas molidas en forma de un polvo muy fino. Antes de consumirlo hay que batirlo con agua para activar sus beneficios, ya que sus compuestos están mucho más concentrados”, amplía la también diseñadora.

Para prepararlo de la manera tradicional, sugiere, “colocamos el polvo en un bowl grande y le agregamos agua caliente. Emulsionamos con un chasen (batidor de bambú) hasta que logremos una consistencia uniforme y veamos espuma en la superficie”. Y concluye: “Para hacer el latte, agregamos leche”.

Awada asegura que el matcha latte es otro aliado de su salud. "Podemos consumirlo caliente o frío".

Agradecemos a Penguin Random House

Más información en Gente

 

Más Revista Gente

 

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig