Patricia Sosa: "Con Oscar nos morimos de ganas de ser abuelos" – GENTE Online
 

Patricia Sosa: "Con Oscar nos morimos de ganas de ser abuelos"

En la comodidad del estudio de grabación de Oscar Mediavilla, la cantante que este 11 de agosto se presenta en el Luna Park, reflexiona sobre su carrera, recorre anécdotas espirituales y habla de su relación con el productor, con quien viven en casas separadas, pero siguen juntos desde hace casi 50 años.   
Música
Música

"Yo creo que 'el titiritero' tiene para mí marcado un camino que yo no conozco, entonces todos los días me levanto y digo: '¿Qué tenés preparado para mí?’”, dice Patricia Sosa, mientras toma una taza de té chai, que trajo de uno de sus tantos viajes a la India. Rodeada de historia, en una de las salas de MediaMusic, el mítico estudio de grabación de Oscar Mediavilla, la cantante, que supo imponerse en tiempos de post dictadura con La Torre, se abre y recorre su carrera, sus encuentros paranormales; también habla de sus deseos y de las ganas de conocerse en otro estadio: el de abuela.

Las paredes del recinto de Almagro encierran 45 años de historia. Desde aquel primer álbum, Nomady Soul (1978), pasando por imágenes de alucinantes conciertos en todas partes del mundo -como la vez que cantó para el Papa en el Vaticano-; también se pueden ver exhibidos sus premios y reconocimientos. Cada rinconcito del estudio tiene un poco de ella. Orgullosa, la artista argentina relata las anécdotas detrás de cada foto, de cada estatuilla y de cada álbum. Con una sencillez y una calma que rodea su aura, mira en retrospectiva su pasado como si hubiera sido un filme fantasioso. "La verdad es que siempre mi realidad supera mis sueños... Supera mi ficción", asegura.

Este 11 de agosto, la cantante llega al Luna Park con "Sinfonía Pop Rock", un nuevo espectáculo, donde cantará muchos de sus éxitos en versiones totalmente renovadas, como así también otras canciones que ella ama y disfruta cantar,  junto a su banda y a los 44 músicos que integran la Orquesta AA2000.

-¿Qué sueños te quedan por cumplir? 

–Hoy mi sueño más loco es tocar en el Luna Park y hacer un disco. Quiero empezar a grabar porque cuando estuve haciendo teatro -con Perdidamente- no tuve ocio creativo y tenía mucho guardado, ahora empecé a componer a lo loco y tengo mucho material. Pero además me gustaría hacer muchas colaboraciones, duetos… Empezar a ensamblar. También me gustaría hacer más cine.

-¿Con quién te gustaría hacer una colaboración? 

-A mí con Alejandro Sanz, sin dudas. Con Luis Miguel, que sé que nunca va a ser posible… Con Wos, con Tiago PZK. A mí me gustaría hacer colaboraciones con todos los que me gusten, yo no tengo prejuicios.

Patricia Sosa hizo un recorrido por sus 45 años de trayectoria en una entrevista exclusiva con GENTE.

-Ya cantaste con María Becerra.

–¡Sí! Ella me llamó porque me dijo que mi música se escuchaba mucho en su casa, por su madre. ¡Es muy linda!

-¿Te animarías a otros géneros?

–Absolutamente. A lo único que no me puedo adaptar es al género urbano, no me sale, es muy difícil. El otro día escuché el nuevo tema de Residente y eran tantas palabras, tanta info a mucha velocidad, que pensé: "Ese pibe tiene un cerebro paralelo". No sé cómo hace, yo no podría. Esa gente vino encarnada con otro chip. 

La lucha feminista de Patricia Sosa en los años 80

Patricia es una de las voces más reconocidas de nuestro país y lleva más de cuatro décadas marcando a generaciones. Sin embargo, sus comienzos no fueron fáciles. Vivió la post dictadura, tiempo en que las reglas eran diferentes: el machismo predominaba y casi no había mujeres en la industria musical. 

-¿Te imaginás una serie sobre tu vida? 

–Se podría hacer perfectamente una serie sobre mi vida, aunque no tendría lados oscuros. Tendría lados tragicómicos.

Patricia Sosa aseguró haber sufrido de soledad en la década de los 80.

-¿Cuál sería la trama central?

–La trama central sería cómo me hago mi propio espacio en un lugar de hombres. Cuando empecé a tocar tuve que abrirme camino a machetazo limpio, porque sino eras la minita de los músicos. Hoy me pongo a pensar en la lucha de las mujeres y digo: “Wow, a mí me tendrían que haber salido músculos”. Hoy, a mi edad y con mi experiencia, a más de uno lo hubiera dejado sentado en el piso, pero era una nena.

¿Sufriste mucho el machismo en esa época?

–Sufrí mucho la soledad en los 80. Porque estaba absolutamente sola, a mí no me gusta ir a discotecas, no me drogaba, no tomaba alcohol y además era muy seria porque tenía que dar una imagen dura. Sufría porque mi personalidad es todo lo contrario. No era fácil, con el tiempo pienso cómo hice.

-Ahora las artistas mujeres argentinas están siendo muy reconocidas en el mundo.

–Lo celebro, pero tengo sentimientos encontrados. Me encanta que las chicas copen lugares, pero hay que tener responsabilidad con las palabras… No lo tomes como un viejazo. Hace 45 años que lucho por un lugar en la música con un discurso pro donde te autovalores y me puedas valorar. Entonces, si vos te aparecés en pelotas en el escenario y tenés un discurso como el mío es re válido, porque podés hacer lo que se te de la gana con tu cuerpo y tu exposición. Pero si yo me pongo en bolas en el escenario y lo único que transmito es: “Sacámela y ponémela”, “Hagamos un perreo”... Me parece un atraso enorme, intelectualmente hablando. Me parece que ellas, que tienen la posibilidad de llegar a mercados que nosotras no llegamos, tendrían que tener otro discurso. Es muy efímero. 

-En este último tiempo varios colegas tuyos dijeron haber tenido problemas de salud mental como Lali, Alejandro Sanz, Tini ¿Te pasó?

–No, nunca. Yo supe poner el pie en el freno. Cuando las cosas estaban más complicadas no me agarró el ataque, pero me divorcié. Es decir: tuvo otras consecuencias. Hay que estar muy atento. Los pibes tienen que tener cuidado, fundamentalmente, con el entorno, con los que te empiezan a chupar la sangre, los amigos del campeón. He visto gente que cayó por el piso por el entorno. Es terrible. 

La historia de amor de Patricia Sosa y Oscar Mediavilla

Patricia Sosa y Oscar Mediavilla son una de las parejas más conocidas de la escena música. Además de haber vivido una gran historia de amor, con sus encuentros y desencuentros, se expandieron y son padres de Marta (35), una chica de bajo perfil que está haciendo su propio camino en el mundo de la actuación. Pero las cosas no fueron sencillas, atravesaron crisis, viajes, giras… Y muchas veces no estuvieron de acuerdo. Los caracteres fuertes y la vertiginosidad de una carrera donde los altibajos y los egos juegan un papel primordial hicieron que en estos 49 años pasara de todo: hasta una separación. Pero juntos encontrar una forma diferente de acompañarse: con casas separadas. 

-¿Tu divorcio fue consecuencia de tu momento profesional?

–Sí, yo me mudé a la casa soñada y la primera vez que dormí dos noches seguidas ahí habían pasado tres meses. Viajaba con la bebé a todos lados, Oscar se quedaba porque tenía que producir y nos peleábamos a lo loco. 

Oscar Mediavilla y Patricia Sosa llevan 49 años juntos.

-Después se reencontraron con Oscar y ya llevan casi 50 años juntos.

-Si, estamos juntos desde 1974 lo tengo grabado en esta alianza -muestra el anillo-. Estas nos las hicimos cuando éramos chiquitos, yo la tengo, Oscar cuando nos separamos la tiró (se ríe). Dice "Oscar y Patricia, noviembre de 1974", fue la fecha que nos pusimos de novios. Antes se usaba ponerse de novio, ahora primero sos amigo (se ríe).

-¿Qué es lo que más te enamora de Oscar?

–En una pareja siempre tiene que haber admiración por el otro. Ya sea como cocina, como cuida a los chicos, su profesión o lo que sea. Y yo a Oscar lo admiro mucho como profesional, como un tipo que va al frente y consigue lo que se propone. También lo admiro como papá. Todo eso hace que yo esté enamorada de él, no se me ocurre la vida de otra manera. 

Oscar Mediavilla y Patricia Sosa son papás de Marta.

-¿Siguen viviendo separados? ¿Crees que eso fortalece la relación de alguna forma?

–El otro día estuve escuchando a Santiago Kovadloff que decía: "Mantener distancia es erótico" y me quedé pensando que tiene razón. Yo vivo en San Isidro, Oscar, en Almagro y nos llevamos fantástico. Si nos dio resultado hasta ahora, ¿por qué lo vamos a cambiar? Está muy bien: la relación así es muy sana. 

–¿Cómo te llevás con Marta?

–Mi relación con Marta no puede ser mejor, es maravillosa. Nos gusta mucho charlar, nos sentamos a conversar sin teléfonos y siempre tenemos tema. Encontramos en la otra un apoyo. Marta es lo más importante para mí, yo la puedo arropar y defender hasta que la muerte nos separe. Puedo estar haciendo 500 cosas que ella me llama y ahí estoy. En mi lápida va a decir: "Aquí yace la mamá de Marta", no me interesa otra cosa. Soy su mamá ante todo. 

Patricia Sosa confesó su deseo de ser abuela.

–¿Está en pareja? 

–Está en pareja hace varios años con Ignacio Zabala que era compañero de ella en la compañía Desenchufados y es clown. Acaba de hacer un casting para el Circo Servian y quedó como principal. Y ahora Marta escribió un espectáculo que durante las vacaciones de invierno empezó a llevar adelante con el Coro Nacional de Jóvenes. Es arte terapeuta con música de todas las regiones.

–¿Nunca quiso dedicarse a la música?

-Una vez le dijo a Oscar: "Para cantar, está mamá. Yo voy a hacer otra cosa”. Pero canta conmigo, hace los coros.

Patricia Sosa habló de la excelente relación que mantiene con su hija Marta.

–¿Te gustaría ser abuela?

–¡Muero por ser abuela! Los dos, Oscar y yo, nos morimos de ganas.

–¿Qué clase de abuela serías?

–Muy malcriadora. Sería absorbente, se lo cuidaría yo. Estaría todo el tiempo encima. Una desgracia como abuela. El bebé dormiría conmigo, me lo llevaría a las giras, lo haría cantar. Y Oscar… ni te cuento. Pero yo no le voy a pedir a Marta nada que ella no quiera.

“Mi misión no es cantar y que me aplaudan, es mucho más grande”

Los seres de luz, las auras y centros de energía también forman una parte importante de la vida de Patricia Sosa, quien en reiteradas ocasiones mencionó vivir diversas experiencias paranormales. "Una vez estaba meditando con unos Lamas del Tíbet (maestros espirituales) y fue tan profundo que nos quedamos todos con piel de gallina. Cuando terminamos, nos mandaron a caminar a la montaña para escribirle una carta a Dios y lo que primero me salió fue preguntarle: ‘¿Por qué estuve tan enojada en los 80?’ Y enseguida me contestó: `Porque todavía no sabías quién eras vos’, y tenía razón", cuenta. Una de las vivencias que protagonizó fue un encuentro cercano con Gerardo Rozín, tras su muerte. “Cuando me duchaba, hablé con Gerardo porque entramos en la cuarta dimensión y el más acá y el más allá están muy cerca. Estamos conviviendo con seres espirituales. Yo le decía: ‘Los de acá estamos tristes, pero me contaron que ahí es fantástico, ¿en qué paisaje estás? Mandame alguna señal’. Yo le hablé porque siempre recibimos señales”, relata. 

Patricia Sosa es una de las voces más privilegiadas de la música nacional.

Pero no fue la única. Una de sus anécdotas más recordadas es la vez que se encontraba cantando en el Teatro Gran Rex y sintió que una luz atravesaba su cuerpo e iluminaba a ciertas personas del público. "Cuando tuve esa revelación, de ver luz entrando por mi cabeza, me di cuenta de que yo solo tenía que cumplir una misión: comunicar y otorgar. Eso me cambió la vida”.

–¿Pudiste llevar a cabo esa misión?

-El 22/02/2022, me llaman para una misión que fue tremendamente maravillosa. Era terminar de abrir un portal para entrar definitivamente a la cuarta dimensión. A mí me convocó un maestro que se llama Matías De Stéfano y me dijo que él tenía que ir a Egipto pero que el portal solo se podía abrir con la vibración de las voces. Entonces me pidió mi currículum para hacer un recital en medio de las pirámides, porque para hacer una cosa así tenés que tener una carrera que te avale. Finalmente, mi voz pudo contribuir para eso. Mi misión no es cantar y que me aplaudan, es mucho más grande. 

Patricia Sosa se presentará el 11 de agosto en el Luna Park.

–¿Te comunicaste con Gerardo Rozín luego de su muerte?

-Yo no hago contacto con gente que no está, pero sí les hablo. Yo sé que el más allá está más acá. Por lo tanto, todos los desencarnados están más cerca y te escuchan. Entonces yo le agradecí a Gerardo (Rozín) por todo lo que hizo y le prendo siempre una velita. 

–¿A quiénes les hablaste?

-A Marcelo Zlotogwiazda. Él una vez me entrevistó y me preguntó por los avistajes que yo había tenido y, cuando terminé de contarle, me dijo: "Mirá Patricia, yo te respeto mucho pero no te creo nada". Después lo vi en una entrevista con Novaresio donde Zloto le decía que después de la muerte no había nada, cero. Entonces cuando murió, yo salí al jardín enojada y le dije: "¿Y ahora, qué me contás? Mandale una señal a tu familia que debe estar desesperada porque vos dijiste cero".

Fotos: Fabián Uset

Video: Rocío Bustos

Más información en Gente

   

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig