El desgarrador relato de Ana Paula Dutil sobre su intento de suicidio y su recuperación: "Ya no quería vivir más" – GENTE Online
 

El crudo relato de Ana Paula Dutil del día en que no quiso vivir más: el rol clave de Emanuel y Julieta Ortega

El desgarrador relato de Ana Paula Dutil: se separó, deprimió y el alcohol se convirtió en una adicción
La exmodelo repasó los últimos años de su historia: una depresión mal medicada, un divorcio y una mudanza de país hicieron un cóctel explosivo que la llevo a tomar la decisión de quitarse la vida. Su resiliente historia y el apoyo de sus hijos. 
Actualidad
Actualidad

Ana Paula Dutil junto a Julieta y Rosario Ortega, Andrea Rincón y Fernanda Cohen hacen Las pibas dicen: Las cosas que no salieron como querías, un nuevo ciclo que sale por la plataforma de streaming Blender.

En este programa, las amigas repasan sus experiencias e historias con el fin de hablar de lo que no se habla. Ana Paula fue la protagonista del episodio que se estrenó anoche, en donde reveló la gravedad de la depresión que pasó y su intento fallido de suicidio.

El crudo relato de Ana Paula Dutil y el rescate de Emanuel y Julieta Ortega

"Me despierto con los gritos de Julieta intentando derribar la puerta de mi casa junto con la policía", contó Ana Paula Dutil al comienzo del segundo episodio de Las pibas dicen: Las cosas que no salieron como querías.

"No entendía qué estaba pasando, estaba consciente, pero mi cuerpo no respondía. Incluso mi lengua estaba paralizada. Me era imposible decir una palabra. En cuanto pude conectar con la realidad, me acordé que la noche anterior había decidido morir. Intenté suicidarme. Ya no quería vivir, mi cerebro no estaba funcionando bien, le faltaban químicos, pero me crucé con una médica psiquiatra que logró saber lo que necesitaba", indicó sobre su historia, hasta ahora desconocida.

"Llegue a sentir la depresión en mis venas. Me quitó la voluntad la empatía, la creatividad, el deseo y lo más terrible: las ganas de vivir. Hoy que sé todo esto, voy atenta pero disfrutando", apuntó.

"Uno quiere ser cuidadoso, más que nada también por mis hijos, porque sé que hay hay una herida que está que va a estar toda la vida", dijo, plantada desde este presente en donde se la ve entera.

Julieta Ortega tomó la posta de la conversación y admitió que por momentos, no supo qué hacer para verla bien. "El día antes de este día que ella describe la llevamos al Barrio Chino y ya no sabíamos qué hacer. Me acuerdo que después caminaba por Buenos Aires y se le caían las lágrimas y me decía 'Cómo me entristece Buenos Aires'. Un año después de encontrar la medicación correcta, me acuerdo que caminamos por las mismas calles y la escuché decir 'qué linda que es Buenos Aires', y eso era dar en la tecla con la medicación".

"Para la gente que te rodea frustrante, es triste, es vivir en un en un estado de alerta. Yo me levantaba a la mañana y pensaba que la tenía que llamar a Ana, y eso que vivíamos enfrente", recapituló Julieta.

Andrea Rincón sumó a la conversación que el lazo de Ana Paula con Buenos Aires se daba justo después de mudarse de Miami a Argentina, con un divorcio a cuestas, con el desarraigo incluso de sus hijos, que "pensaban en inglés" por haber hecho toda la escuela en ese país.

"Es verdad lo que dicen, que me mudé, una mudanza internacional. Me separé, con todo lo que es una relación de 20 años. Era mucho, pero mi depresión venía de antes: esto fue hace dos años. Yo cumplí 50 años internada y creo que todo esto lo que pasó en ese momento lo agravó", describió Ana.

"Mis pensamientos eran todos muy oscuros, todos malos pensamientos, entonces lo que yo hacía era tomar alcohol y dormir todo el día. Tomaba, tomaba alcohol y dormía todo el día para callar esa cabeza, porque también pasaba eso", aseguró, sin hacerse la distraída con sus días difíciles.

"Yo ya no quería estar más en ese lugar, ni que los demás sufran por verme así, pero yo no tenía la fuerza para hacer nada", dijo con la honestidad a flor de piel.

"La mañana en la que la encuentro, me levanto, la llamo y no atiende. La llamo y no atiende. Ya me había empezado a latir fuerte el corazón. Tenía una comida con unos amigos, fui, no le dije nada a nadie, estaba todo el tiempo mirando el teléfono porque no contestaba. Bueno, hasta que llamé a mi hermano Emanuel y le dije que teníamos que ir", rememoró Julieta sobre uno de los días más difíciles de su vida. “Había puesto la traba para que nadie entrara”, admitió Ana Paula.

"Llamamos a la policía, a los bomberos y cuando estaban por abrir la puerta, yo le dije a mi hermano que me iba para mi casa, enfrente, porque no quería verla muerta. Me llamó, me dijo que estaba viva y ahí fui de nuevo", contó Julieta. Si bien Ana Paula no recuerda ese día, su amiga sí recuerda que ella intentaba calmar al resto: "Quería que se vayan para que me dejen estar en el mismo estado de siempre, claro, por supuesto", aceptó Ana.

Luego fue a una internación que a ella no le funcionó. Después optó por un tratamiento ambulatorio, pero la profesional que la atendía no le prestaba atención cuando hablaba, ni siquiera la miraba. También probó con Alcohólicos Anónimos y Narcóticos Anónimos. Y recién ahí sintió que estaba empezando a mejorar. Después, se le sumó la "alquimia" que hizo su nueva psiquiatra, quien dio en la tecla con el tratamiento que necesitaba.

Para cerrar, Julieta sumó con una sonrisa: "Me preguntan cómo está ahora y ni te digo; mejor que todos nosotros y sin ningún tipo de medicación"

"Pensé que no había luz y sí, hay luz y se puede salir. Estoy feliz, más feliz que nunca. El otro día les decía que ahora veo el cielo, antes miraba para abajo. Veo los diferentes cielos que tiene Buenos Aires para ofrecer y hay que hacer caso: empezar a escuchar a los que te quieren porque salís. Es así, es verdad", dijo Ana, optimista sobre el presente y el futuro.

Si crees que necesitás acompañamiento o si te preocupa la situación particular de alguien que conocés, podés comunicarte de manera gratuita al 135 desde Buenos Aires o al 0800-345-1435 desde todo el país.

Más información en Gente

   

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig