Ricardo Fort: toda la verdad sobre la difícil relación con sus hermanos por la empresa de chocolates que heredaron – GENTE Online
 

Ricardo Fort: toda la verdad sobre la difícil relación con sus hermanos por la empresa de chocolates que heredaron

GENTE accedió a detalles nunca revelados sobre el rol del mediático fallecido en la empresa que factura millones y cómo repercutía su presencia con Eduardo y Jorge Fort. 

A siete años y medio de la muerte de Ricardo Fort, GENTE accedió, mediante consultas de fuentes cercanas a la empresa y del mediático, a los secretos jamás revelados sobre el entramado familiar y del complicado vínculo de Ricky con sus dos hermanos, Eduardo y Jorge Fort, quienes desde hace años desempeñan tareas dentro de la firma ubicada en la ciudad de Buenos Aires.

"Todos los primeros días hábiles de cada mes aparecía Ricardo en la empresa acompañado por Dani La Muerte, su seguridad, y dos guardaespaldas más, para reclamar en tesorería su dinero mensual que le correspondía por el arreglo familiar que tenía al ser heredero de FelFort", cuenta un empleado de la fábrica. Ricardo llegaba en sus Rolls Royce que estacionaba en la puerta y recuerdan el problema de tránsito que generaba sobre la calle Gascón al estacionar en doble fila.

Rolls Royce. Ricardo iba en su auto de alta gama a cobrar su dinero.

"Ricardo se llevaba cerca de 30 mil dólares mensuales en efectivo", revelan desde el entorno de Ricardo Fort. "Si no estaba la plata rápido empezaba a golpear la mesa y se ponía a gritar: "¿dónde está mi plata? ¡Quiero mi plata!", que se escuchaba en todo el sector administrativo de la empresa".

Empresa. La firma de la familia Fort ubicada en el barrio de Almagro.

Ricardo, Eduardo y Jorge Fort

Ricardo, Eduardo y Jorge Fort son hijos de Carlos Fort y Marta Campa. Carlos, el padre de los tres hermanos, heredó la firma Felfort de parte de Felipe Fort, su papá y abuelo de "El comandante" quien creó la empresa en 1912.

Se sabe que Ricardo fue el que menos se interesó por pertenecer a la empresa. En los 80 se fue a vivir a Estados Unidos para perseguir el sueño americano de convertirse en una estrella. A Ricardo le encantaba bailar y cantar. "Es un mito que su padre, Carlos, no lo quería por su identidad sexual. Se sabe que los amaba a los tres por igual. Ricardo se fue porque quería convertirse en un artista internacional", afirman desde el entorno.

Jorge Fort lidera el equipo comercial de la firma Felfort y Eduardo Fort, pareja de Rocío Marengo, lleva adelante las finanzas de la marca. La relación entre los hermanos empezó a quebrarse cuando Ricardo se hizo mediático. ¿Por qué? Porque Felfort daba siempre una imagen de empresa austera y los sindicatos viendo que se paseaba en autos de alta gama y regalaba rolex como si fueran chocolates empezaron a hacer reclamos salariales y hacer paros algo que nunca antes había sucedido.

La grieta entre los hermanos se iba haciendo cada vez más ancha a la par que Ricardo iba siendo cada vez más popular.

El avión de la discordia. Ricardo viajaba con Rodrigo Díaz, su último novio.

La pelea por el avión y el campo

De una vez que Ricardo Fort explotó en ShowMatch en 2009, el mediático empezó a producir espectáculos en las temporadas de verano y durante el año se presentaba en diferentes ciudades del país. Ahí empezó la guerra con Eduardo por el avión familiar.

Discusiones acaloradas para ver quién usaba el avión de Felfort. Lo quería Eduardo para ir al campo familiar en la provincia de Buenos Aires y cuyo inmueble también le pertenecía a Ricardo. Entre el avión y el campo era el constante reclamo, peleas, y disputa hereditaria.

Hermandad. Eduardo, el de finanzas, Ricardo el mediático, Jorge el de comercial.

Ricardo revolucionó la empresa con las barritas de cereal

En los 90, Felfort había alcanzado un techo en Argentina. No crecía más desde hacía tiempo. Ricardo Fort convenció a su padre, Carlos Augusto, que lo acompañe a un viaje a Estados Unidos y le mostró el auge de las barritas de cereales en el país del norte. Convenció a su padre que compre las licencias, las máquinas y empiece a fabricarlas en Argentina.

"La rentabilidad fue exponencial, la empresa creció, tomó más empleados que hoy llegan a hacer 500 familias directas que viven de Felfort. Mucho tuvo que ver Ricardo, por eso la efusividad y el derecho que el sentía para cobrar el dinero mensual que se le daba", revela un importante empleado de la empresa que, por supuesto, prefiere reservar su nombre.

"Le cambié la imagen a la empresa. Todos los packagings los modernicé, todo se hacía a mano y yo introduje la computadora. Me costó muchísimo, porque mi padre era un tipo muy conservador. Cada cambio era una pelea: en las reuniones de desarrollo estaba toda la gente de mi padre y yo, un pendejo de 30, presentando las cosas. Me tiraban a matar. Pero el Feeling y el CerealFort los creé yo", dijo Ricardo Fort en una nota publicada en Minuto Uno.

180 millones gracias a Ricardo Fort

Nadie lo dirá. Nadie de la familia ni de los empleados dirá "gracias a Ricardo, la empresa hoy es muy rentable". Y lo es. GENTE pudo conocer los datos contables de la empresa. Hoy las barritas de cereal son el mayor ingreso de la firma que vende 150 mil kilos de chocolates por mes a un precio de $1200 el kilo. Es decir, la comercialización asciende a 180 millones de pesos.

Ricardo Fort, su ex Gustavo Martínez, actual tutor de Felipe y Martita Fort.

Martita y Felipe Fort no van a la empresa

Los dos hijos de Ricardo Fort, Martita y Felipe, nacidos en 2004, nunca aparecieron por la fabrica ubicada en Almagro. Según allegados a Gustavo Martínez, ex pareja de Ricardo y tutor de los adolescentes y herederos, reciben una mensualidad que se deposita en una cuenta de Martínez hasta que los chicos alcancen la mayoría de edad.

Más información en Gente

   

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig